19 de abril de 2017

Luchadora, vencedora

Adora las plantas, especialmente las silvestres, es más correcto decir las salvajes, esas que coges –ella lo hace continuamente- un trozo de rama, la pone en la tierra con apenas agua…. ¡y brota!, muy rápido, más bella o más fea pero brota. Hay plantas que nacen, plantas que crecen, y otras que… brotan, brrrrotan…

¡BrRrrOtaN!

Su historia: mala simiente, la peor tierra, apenas agua, casi nada…, muy poco sol, ningún abono, pero… una profunda, desgarrada, y firme elección por vivir, no sólo sobrevivir, ¡VIVIR!, esa planta…, no, esa señora…, no, no es una planta, ni de lejos, es… mi madre.


El profundo y puro inconsciente aliado con la firme decisión del superviviente trae algo MUY poderoso: la sólida y determinada elección –todos somos libres, todos elegimos, por muchos condicionantes que tengamos-, las peores raíces entorpecerán aunque mantendrán la vida, pero a partir de ahí ella elige, incluso más que otros, elige vivir, elige ser, ser y sentir, vivir... viviendo.


Mi madre no es una planta, mi madre es Hulk… , todo arrebato, desbordada generosidad, instintiva bondad, …todo corazón… ¿superviviente? NO, ¡luchadora! y… ¡vencedora!.

¡Te quiero amatxo!

1 comentario:

Aliba dijo...

Yo también te quiero,Amatxo.